Feliz Navidad. Ser agradecido como competencia de Líder

Como lo oyes. Si eres agradecido por todo es porque eres capaz de asombrarte, todavía te gusta lo que haces, estás vivo y además eres humilde. Me inclino ante tu grandeza si eres agradecido porque ya eres líder. Y si no eres agradecido no sé sí reirme de tí o llorar. Una mejor opción es indagar sobre el agradecimiento para aprender en años terribles para muchos como este 2011. Busquemos un modelo. Vamos allá.
Este año se murió Steve Jobs. He pensado que este genio nos va a servir de modelo. No “nos dejó”, ni “ya no está con nosotros”. El se mofaba de estos eufemismos porque para él la muerte era un motivo para actuar sin miedo. Se murió de cáncer y demasiado joven. Tenía muchos defectos, algunos bastante insoportables, pero ¿sabes qué? era agradecido. Era muy consciente de la muerte, de su muerte, y eso le llevaba a estar vivo, a trabajar para aplicar su talento a las cosas maravillosas que creó. Así que la primera enseñanza es que: 1.- Mientras te lamentas por tus desgracias estás dejando pasar un montón de oportunidades de mejorar tu vida y la de los demás. Sé agradecido a lo que tienes. Valóralo y ponte a trabajar. Vive el presente. ¿Qué paso pequeñito puedes dar ahora mismo para alcanzar tus sueños? Te sugiero que si no se te ocurre nada hagas una llamada telefónica a alguien que te haya apoyado para darle las gracias. Deja de leer esto y llama ahora mismo a esa persona y dale las gracias. (¿ya has llamado? Yo acabo de hacer mi llamada. seguimos) 2.- Steve Jobs copió un mensaje que vió de joven en una extraña publicación y que decía: “Stay hungry, stay foolish”. Se puede traducir por “Permanece hambriento, permanece loco”. Esta actitud te lleva a contemplar la realidad con otros ojos. Una persona que no es agradecida considera que lo bueno que tiene es porque se lo merece. Se ha ganado todas esas cosas y no considera que tenga que dar gracias a nadie. Al igual que los patos nadan ellos se merecen todo eso que tienen. Esta idea camufla un tremendo error de concepto: creerse dioses. El problema de creerse un dios, cuando no lo eres, es que los demás no suelen obedecer tus deseos y si lo hacen no es por mucho tiempo ni por propia voluntad. Te crees un dios cuando piensas que los demás hacen las cosas que les pides porque es su obligación. Eres un soberbio, una persona que se hace incapaz de ver la bondad en los demás. No conozco a ningún gran hombre ni a ninguna gran mujer que sean soberbios. Un soberbio es incapaz de entender lo de “stay hungry, stay foolish” “Permanece hambriento, permanece loco” porque eso implica sentirse vulnerable, sentir que necesitas de los demás, que tienes HAMBRE de nuevas ideas, de nuevas actitudes. Mi felicitación de Navidad para estos días es que seas agradecido. Si eres trascendente mira al Cielo y da gracias de corazón por todas esas personas que te quieren y por lo que hayas logrado. Yo te doy gracias porque me lees y me das la oportunidad de animarte a liderar tu vida. Gracias Santiago

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s