Entrenar la Voluntad del líder

La toxina de No-tengo-voluntad paraliza tu sistema nervioso.

Quieres hacer algunas tareas que te hacen más valioso pero resulta que, al final del dia, están sin hacer. Te propones metas ambiciosas que te llevarían a otro nivel de desempeño y liderazgo pero pareces chocar con un muro invisible. Basta con que te propongas hacer algo para que eso justamente sea lo que no salga. Te ves como paralizado por un extraño veneno. La toxina de No-tengo-voluntad paraliza tu sistema nervioso. ¿Qué está sucediendo? ¿tiene solución?

Una vez oidos varios especialistas y analizados muchos casos podemos concluir que los ingredientes de la toxina “no-tengo-voluntad” pueden ser 3 –principalmente-:

a.- que confundas un deseo vago con un objetivo realista,

b.- que no sepas cómo hacerlo y acabes pensando que no eres capaz y

c.- que tengas un conflicto interior entre tus metas y tus valores: lo que tú realmente eres. Hay personas que viven los deseos y metas de otros y se encuentran de repente con que no pueden seguir aceptando actuar como quienes no son.

Ya puestos a complicar las cosas, también puede ser que sientas como que bebes un brebaje paralizante hecho con una mezcla de los 3 factores.

Te cuento lo que hacen otros que están empezando a ser líderes para sintetizar en el laboratorio de la vida una pócima que sirva de antídoto al triple veneno. Para empezar los líderes no tienen deseos vagos. Se han parado a pensar y han decidido qué quieren hacer con su vida. La forma en que yo entendí realmente esta idea tan poderosa fue cuando me pregunté:

¿Estoy dispuesto a pagar el precio que supone lograr este sueño?

Tranquilo: El precio de adquirir un nuevo hábito incluye desterrar un hábito dañino. Cuando ya se haya instalado el nuevo hábito en tu vida, no te costará. Es costoso solo al principio. Lo curioso de esta decisión es que no conozco a nadie que sea capaz de cumplir exactamente lo que ha dicho que iba a hacer en toda su vida. La vida es muy entretenida y hay muchos factores que están fuera de nuestro alcance. Pero siempre hay algo por lo que tú puedes empezar. Si quieres comprender esto, actúa.

Lo que sí veo a diario en el Coaching es la diferencia entre quien toma la decisión de ser líder, de ir a por sus objetivos en la vida y de quien encuentra todo tipo de excusas: algunas tontas, otras muy sofisticadas, para dilatar el hacer lo que tiene que hacer.

Piensa en tu persona más querida. ¿Qué puedes hacer para que su vida sea más fácil, se distraiga un rato, o que espera que hagas desde hace tiempo y no encuentras tiempo?. Imagina que fumas y esa persona, tu pareja, ve con preocupación para tu salud ese mal hábito. Hasta aquí has llegado muchas veces. “Tengo que… dejar de fumar, adelgazar, moderar mi mal genio, sacar tiempo para mi hijo, dedicar tiempo a mi esposa o esposo ….”

Vamos a dar un paso poderoso hacia la curación de la toxina “no-tengo-voluntad”. Te propongo esto:

1.-  Visualiza cómo será tu relación con tu pareja, tu esposa o tu esposo, cuando dejes ese mal hábito. No te sabotees. Ponte en situación: Imagina por un momento que tu meta es dejar de fumar radicalmente. Respiras mejor, no hueles mal, no tienes ansia de fumar porque vence en ti el ansia por la buena salud, vivirás más años para ver crecer a tus hijos y nietos, te sabrá mejor la comida, redescubrirás el olor de los jazmines y de la hierba húmeda, etc. Etc

2.- Busca un hábito que sustituya a fumar y que te dé paz y tranquilidad. No pongas aquí “voy a hacer ejercicio”, ni “comeré chocolate”. Simplemente busca algo bueno y placentero que puedas hacer cuando te entren ganas de fumar: Darte una vuelta, dedicar 5 minutos a leer algo divertido, hablar con gente simpática en el trabajo… lo que sea. Sustituye un hábito por el otro. Si eliges comer chocolate y engordar para dejar de fumar no vas a ningún sitio. Algo que realmente te ilusione. Si es preciso calcula el dinero que gastas en tabaco y piensa en llevar a cenar a tu pareja una vez por semana con ese dinero.

3.- Celebra cada día que hayas logrado realizar tu nuevo hábito sustituyendo al anterior. Aplaudete. Te lo mereces. En serio. Haz que todo tu ser se dé cuenta de que estás empeñado a fondo en conseguir el nuevo hábito.

4.- Se humilde. Acepta ya mismo que puedes volver a las andadas pero que te levantarás cada vez que caigas. Si caes en los hábitos anteriores, que te impedían progresar, piensa en qué beneficio buscabas, porque siempre actuas buscando un beneficio y analízalo para ver si realmente hay algún bien en eso. Siempre hacemos las cosas por un motivo. Volviendo al ejemplo del tabaco: Si vuelves a fumar, ¿qué  crees que ibas a conseguir? Cambia esa creencia.

5.- LLeva una contabilidad DIARIA de tus éxitos y fracasos. “Hoy he conseguido no mostrar mi mal humor”. “Hoy he conseguido no fumar”. “Hoy he sonreido a esa persona que no me soporta”, etc. Las personas humildes saben llevar esta contabilidad. Los orgullosos no tienen el valor necesario de confrontar sus avances con la realidad y buscan echar la culpa a algo o alguien que no son ellos.

6.- Obsérvate durante una semana y Párate a Pensar cada Domingo en cómo te ha ido. Si has cambiado los hábitos celébralo. Disfruta lo bien que se está. Y si has vuelto a fallar pasa lista a todo lo que te estás perdiendo por no haber dado paso al hábito bueno. Decide disfrutar siendo Líder de ti mismo.

Prueba y dime qué tal te ha ido con la primera antitoxina

Santiago C. Te quiero entrenar para que seas Lider

Descarga hoy el curso “LiderEficaz en equipos y Ventas”. clic aquí

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómo ser un Líder, coaching, lider coach, Lider eficaz y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s